Siguenos:

 

Mostrando artículos por etiqueta: centro guadalajara

Situado sobre la calle Enrique González Martínez, en la Zona Centro de Guadalajara, el Café Madoka es uno de los espacios más populares cuando de beber café se trata. Su decoración se mantiene intacta desde hace aproximadamente treinta años, por tanto, ingresar en él es transportarse en el tiempo. 

 

TumbArte

Publicado en Arte Centro

Ayer tuve la fortuna de asistir a uno de los eventos en el Foro Periplo llamado TumbArte. El evento comenzaba a las 20:30 horas sin embargo desde que empezaron a formarse los invitados para entrar al foro, los organizadores estaban muy atentos repartiendo pan de muerto a cada asistente y una taza de chocolate caliente. Los asistentes, que eran principalmente jóvenes, se tomaban fotos en las afueras del foro y esperaban con ansias que los dejaran entrar.

 

A finales del siglo XIX en la todavía compacta Guadalajara, en la esquina surponiente de las ahora calles Dr. Baeza Alzaga e Independencia se construyó una gran casona de patio central, que al parecer fuera de 2 pisos inicialmente, siendo ampliada con un tercero en algún punto del siglo XX.

 

El MUSA. Este edificio es de verdad impactante, puede notarse la influencia de sus habitantes y las situaciones que vivían en el país con el paso de los años. Su estilo ecléctico ayuda a hacerlo más rico e interesante, sin mencionar, destacado.

 

La mañana del viernes 19 de junio nos despertamos con una sorpresa, la bóveda que techaba el escenario del antiguo Centro Cultural Roxy colapsó debido a las fuertes lluvias que cayeron el día anterior, aunadas a la falta de mantenimiento en los bajantes de aguas pluviales, cabe destacar que la cubierta que estuviera sobre las cerchas de madera se habían caído tiempo atrás.

 

La arquitectura de la biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, resalta entre una tienda departamental y una tienda de telas. Pareciera que está ahí, en la Plaza Universidad, para recordarnos la grandeza que tuviera Guadalajara. Al entrar, dejo atrás el caos que impera en la calle y me recibe una silenciosa atmósfera, impregnada de olor a libros.

 

Fotografías por Andrea Mier 

Esta semana optamos por romper un poco con la rutina. Nos pusimos las pilas, preparamos unos sándwiches e hicimos un cartel. Nos encaminamos al centro de la ciudad y escogimos un punto donde sentarnos.

 

Te cambio un sándwich por tu historia”, eso decía y la gente se quedaba mirando, no tardaban más de 30 segundos en hablarnos y preguntarnos cómo estaba eso, a lo que nosotras respondíamos: “Nos cuentas tu historia y nosotras te regalamos un sándwich.” Entonces se quedaban pensando y preguntaban: “¿qué historia?”, “La tuya, tu vida. Cuéntanos.” En eso les ofrecíamos el sándwich y una botella de agua. Los invitábamos a sentarse con nosotras en el piso y empezaban las historias.

 

 

No tienes que buscarle mucho para encontrar belleza en el centro de Guadalajara esta derrocha belleza a manos llenas: la Catedral, los Dos Templos, la Plaza de Armas, San Juan de Dios, el Andador Coronilla y muchas mas. Pero también hay muchas cosas que se pueden hacer. ¿Quien no ha comido una nieve de 5 pesos de máquina o dejado que le lustren las botas?

 

Si eres un poco más observador podrás descubrir que el Centro no es solo un lugar donde vas a comprar lo que te hace falta, comer los domingos...en el Centro hay magia, hay historias...

 

 

 

 
 

Guadalajara ha mantenido la tradición de ser considerada una de las principales ciudades del país desde el período colonial, por ser un centro comercial medular y un primer acceso al pacífico desde el centro.

 

El crecimiento de su traza urbana ha sido apegada al modelo ortogonal (líneas horizontales y verticales que se cruzan) desde su fundación, aunque alrededor de 1920, la expansión de la ciudad hacia el oriente (río San Juan de Dios) modificó en sentido irregular la traza urbana, además de la creación de nuevas vías para dar cabida al nuevo transporte urbano, los tranvías eléctricos y los automóviles, las principales avenidas que se crearon en este tiempo fueron la Calzada Independencia y la actual Avenida La Paz.[1]

 

Durante el sexenio de Jesús González Gallo (1947-1953), se dotó a Guadalajara de una nueva fisonomía urbana e industrial, siguiendo con las políticas emanadas del programa de “desarrollo estabilizador” impulsado desde la administración de Miguel Alemán y consolidado con Ruiz Cortines, dónde la premisa era “progreso y justicia social”. El concepto progresista se llevó a la práctica con la modernización de las vialidades de la capital de Jalisco.

 

Entre las obras públicas más importantes, entre 1947 y 1953 se encuentran: la ampliación de las avenidas Juárez, 16 de Septiembre y Enrique Díaz de León; ampliación de las calles: Tolsá, Libertad, Munguía, Alemania, Prisciliano Sánchez, Chapultepec o Lafayette y Constitución. Además de la construcción de diferentes plazas: la plaza de la Liberación, la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres (enmarcadas en el proyecto de la cruz de plazas), la plaza de la Bandera, la plaza Cuauhtémoc, la plaza Alcalde, la plaza Oblatos y la plaza de los Laureles.[2]

 

Aunque la realización de mejoras urbanas en el centro de la ciudad eran necesarias por el creciente número de pobladores y vehículos que circulaban por él, no ha dejado de ser polémico el modo en que se realizaron, la demolición de manzanas enteras con edificios de arquitectura novohispana y del período porfirista, constituyó una pérdida muy importante del patrimonio histórico para la ciudad. Por ejemplo, para la realización del proyecto de la Cruz de Plazas, se demolieron el templo de la Soledad, construcción del siglo XVIII, así como el edificio de correos, lugar actual de la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres. El Palacio del Arzobispado y la Casa de la Moneda dieron paso al nuevo Palacio del Ayuntamiento; para la realización de la Plaza de la Liberación fueron derruidas varias casas de importante valor arquitectónico, como el Palacio Cañedo.

 

Quizá la Cruz de Plazas sea el espacio urbano con mayores simbolismos de Guadalajara, la Rotonda trasmite legitimación, historia contemporánea; la plaza de la Liberación, al pueblo, con la estatua de Miguel Hidalgo y las cadenas de la opresión destruidas; en la plaza de Armas, la ley, el orden y el progreso; y en el centro de ellas, la Catedral, el símbolo de la tradición de aquella sociedad tapatía conservadora que aún permea en el ideario.[3]

 

Justo es darle un espacio a la idea de modernidad con que vislumbro el gobernador González Gallo para la capital tapatía, los espacios de convivencia para los tapatíos fueron considerablemente ampliados, una movilidad más eficiente (actualmente insuficiente), mejoramiento en la infraestructura de los servicios públicos, son algunos de los avances que se le pueden atribuir al gobernador originario de Yahualica, en los altos de Jalisco, sin dejar de pensar en lo que sería de Guadalajara si en lugar de darle esta transformación total, se hubiese conservado su valor colonial, resaltando como la ciudad más importante del occidente mexicano.

 

 

 

 

Por: Juan Carlos Sánchez Osorno



[1] Ruiz, Fernando. La cruz de plazas. Transformación urbana: Guadalajara 1947- 1959. Universidad de Guadalajara, 2013, p. 25

[2] Sánchez Susarrey Jaime e Ignacio Medina Sánchez. Jalisco desde la Revolución. Historia política 1940-1975. Tomo IX.Universidad de Guadalajara, Gobierno del estado de Jalisco, 1987, p. 45-47

[3] Ruiz, Fernando. Íbid. p. 54

Guadalajara fue sede de Gira de Documentales Ambulante 2015 del 9-16 de abril, esta es su décima edición y tiran la casa por la ventana para festejar, presentándose en 12 estados de la República Mexicana bajo el lema ¡OH 10!

 

Página 1 de 5
Made by
Ad
view